¿Somos IN Fieles?

La fidelidad es un concepto sobrevalorado, está demostrado biológica y antropológicamente que somos INFIELES.

Ser fiel a una sola persona es prácticamente ir contra natura, sin embargo, llevamos siglos haciéndolo (o por lo menos intentándolo) porque nuestra sociedad nos ha educado para formar parejas estables que garanticen después la existencia de las familias.

Es un tema más político y sociológico que sexológico.

Pero no voy a poner a juicio las estructuras sociales, simplemente quiero que refleSEXionemos acerca de lo que entendemos por fidelidad.

Las estadísticas dicen que tanto mujeres como hombres somos infieles, la cifra varía según el país, por ejemplo en España –según un estudio- las mujeres son más infieles que los hombres (50% frente al 44%). números aparte, los cuernos no son algo ajeno a TODAS las parejas, TODAS, en algún momento de su vida tendrán que pasar (algunas con más éxito que otras) por la reflexión de este tema.

¿Qué es la fidelidad en una pareja? ¿Dónde está la separación infidelidad/fidelidad?

Ser fiel significa mantener una promesa de respeto y lealtad.

Cuando eres infiel rompes el contrato implícito que se hacen las partes de una pareja de ser sólo dos, por lo que la delgada línea que marca lo que es ser infiel, de lo que es ser fiel es variable según la percepción y  las normas propias de la pareja.

En algunas parejas mirar con deseo a otra persona es motivo de enfado, en otras ser infiel pasa por acostarse con un tercero, a veces la infidelidad es un simple beso,  o un coqueteo, otras podría ser mantener una relación a distancia por internet con alguien  sin haber estado nunca físicamente con esa persona o tener cibersexo. En las parejas abiertas acostarse con otros está ampliamente aceptado y la infidelidad se produce sólo si alguno entabla una relación sentimental ajena a la pareja. Cada pareja valora e interpreta lo que es la lealtad y la fidelidad.

Hay personas que creen que tener pareja es “poseer” y tener control absoluto sobre los gustos, placeres y necesidades de la otra persona,  Y  lo cierto es que no es así,  somos individuos primero y luego (algunos) deciden vivir en pareja, por lo que nadie tiene el derecho de pertenencia de su pareja.  Querer gobernar sobre nuestra pareja no forma parte del pacto de fidelidad, solo produce frustración e infelicidad para ambas partes.

¿Se debe perdonar una infidelidad? ¿Se puede superar?

Una vez más, las respuestas deben venir de la propia pareja. Cuando rompes una regla, normalmente existe un proceso en el que se puede reparar el daño, pero a veces no es posible. Dependerá siempre de la importancia que se le dé al hecho y de cómo se siente la persona afectada.

Perdonar y superar el incumplimiento de un “contrato de dos” es posible en la medida de que siga existiendo respeto, confianza y compromiso mutuo. De no ser así, lo más sano es continuar por separado.

¿Y tú? ¿Eres fiel? ¿Has sido infiel alguna vez? ¿Crees que podemos ser monógamos?

¡Síguenos en las redes sociales y cuéntalo!

http://www.facebook.com/elsitiodecandela

Minerva M.