Salud Sexual Adolescente en tiempos de Pandemia

Salud Sexual Adolescente en tiempos de Pandemia

Como cada año, hoy 4 de septiembre, se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual con el objetivo de  promover una mayor conciencia social en torno a este tema. Es por eso por lo que, hoy quiero hacer una reflexión de la situación que está viviendo los adolescentes en estos tiempos de pandemia. 

 

La Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS) que es el organismo encargado de promover este día desde el año 2010,  ha propuesto como lema “El placer sexual en tiempos de crisis por COVID-19” y es que, este año ha estado marcado desde sus inicios por la aparición de esta nueva enfermedad y su consecuencias sanitarias, sociales y económicas. 

 

Los adolescentes, como el resto de toda la población, han tenido que aprender de manera violenta lo que significa tomar distancia social, vivir en confinamiento y extremar las medidas de  higiene, pero,  

 

¿Cómo está afectando esto a la salud sexual de los adolescentes? 

 

Recordemos que la Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la salud sexual como un “estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad; la cual no es solamente la ausencia de enfermedad, disfunción o incapacidad”, por lo que, cuando hablo de la salud sexual adolescente me estoy refiriendo no sólo a las actividades sexuales y reproductivas,  sino al equilibrio psicológico y emocional de cada persona: su identidad, rol de género, orientación, su erotismo, su placer, intimidad y en definitiva como va “vivenciando” su sexualidad. 

 

La sexualidad es un aspecto central del ser humano que va cambiando en cada etapa vital, y si hay una que pueda llegar a ser un punto de inflexión en la biografía de las personas, esa etapa es la adolescencia. 

 

Con la pubertad, en torno a los 9 años, comienzan a  ocurrir una serie cambios físicos que consiguen que un cuerpo infantil vaya adquiriendo características adultas. Cada día, esos procesos biológicos o endocrinos que generan los cambios, se van haciendo más extensos y se empieza a notar un profundo cambio en los aspectos psicológicos, sociales y éticos, esto es lo que se conoce como adolescencia. 

 

Durante este periodo, que puede extenderse hasta los 20 o 21 años, las personas asientan las bases que le construirán como adultos. Empiezan a tomar decisiones y a marcar sus posturas acerca del mundo que les rodea, es  lo que comúnmente conocemos como “madurar”. 

 

Es la etapa de las primeras veces físicas: primeras reglas en las chicas y primeras eyaculaciones en los chicos, primeros contactos físicos con iguales, primeros besos, primeras masturbaciones, primeros coitos…

 

La de las primeras veces sociales: Las primeras salidas nocturnas, los primeros viajes sin padres, las primeras aventuras…

 

También ocurren las primeras veces en lo afectivo: primeras ilusiones o “enamoramientos”, primeros desencuentros emocionales, primeras uniones y primeras rupturas… 

 

Y todo esto sucede en una mente que está siendo, literalmente, bombardeada por sustancias químicas tan potentes que pueden condicionar el sueño, el estado anímico, el hambre, el crecimiento y la concentración, entre otros.

 

¿Qué secuelas psicológicas quedarán en esta generación que no ha podido vivir este año su amor de verano? 

 

¿Cómo aprenderán a tomar decisiones referentes a su salud sexual estos jóvenes que no pueden mantener contacto? 

 

¿Cómo va a tener referentes sin socializar? ¿Podrán definir su expresión de género sin apenas vestirse para salir?

 

 ¿Qué tipo de vacío está dejando en ellos y ellas la falta de contacto físico? 

 

El aumento del deseo y de la actividad física es también una característica inherente a los adolescentes, pero ¿Cómo pueden vivirla cuando no hay espacios para la privacidad? 

 

Puede que muchas personas piensen que esta situación es transitoria y no debería afectar al desarrollo psico-sexual de esta generación, pero personalmente creo que, esta pandemia dejará una huella profunda, que puede marcar la forma en la que los humanos nos relacionaremos en un futuro. 

 

Ya sé que esto suena muy drástico, y mi intención no es hoy alarmar a nadie, sino que pongamos la vista en esas personas que hoy necesitan poner a prueba el ejercicio de su libertad y de su autonomía para constuirse como seres capaces de establecer relaciones afectivas equilibradas y concientes. 

 

No podemos menospreciar la importancia de la intensidad de sus sentimientos y cómo les está afectando no poder quedar con sus amigos y amigas, no tener citas,  o posponer sus encuentros sexuales. 

 

Por eso, en este Día Mundial de la Salud quiero decirles a los padres, madres y educadores de adolescentes, que recuerden que ellos también son población de riesgo, no porque tengan más posibilidades de contagio de coronavirus, sino porque está en riesgo su salud sexual que incluye, obviamente, su salud psicológica. 

Para ello: 

 

La construcción de la vida afectiva y sexual, en esta la nueva normalidad, seguramente generará cambios en los adolescentes que aún no somos capaces de medir, por eso, es responsabilidad de toda esta sociedad, dar importancia a sus necesidades y respetar su desarrollo, a pesar de las circunstancias.  

 

¿Cómo influye el Amor en el Sexo?

¿Cómo influye el Amor en el Sexo?

Ya que mañana es San Valentín, hoy en nuestras refleSEXiones nos planteamos ¿Cómo influye el amor en el sexo?

El amor y el sexo son dos conceptos realmente complejos, ambos son significantes y subjetivos, y además, están influidos profundamente por la cultura. 

Lo primero que debemos hacer es aclarar que cuando hablo de sexo, siempre hablo de un TODO.

No me estoy limitando a entenderlo como sinónimo del acto sexual o del coito, y cuando hablo de amor, me refiero a un sentimiento profundo que podemos experimentar todas las personas y no necesariamente hablo de amor romántico o de amor en pareja.  

Dicho esto, la pregunta es bastante más compleja que lo que pretendía ser al principio.

¿Es posible que el sentimiento amoroso afecte nuestra sexualidad? 

Para mí la respuesta es muy clara: Sí. 

En primer lugar, porque el amor más importante de todos, el amor propio, nos sexúa y nos moldea. 

El amor propio forma parte del proceso en el cual nos definimos como personas sexuadas, e influye en la manera en la que nos relacionamos con los demás. 

El amor que nos tenemos a nosotras mismas no es amor romántico, pero si rige también por las reglas de la atracción física y mental, y tiene como base el conocimiento y la comunicación, al igual que el resto de amores. 

Nuestra sexualidad forma parte de nuestra personalidad y manifiesta lo que somos, sentimos, pensamos y hacemos, por lo que, si no tenemos suficiente amor propio, podemos tener un desequilibrio importante que afecte negativamente en nuestra vida.

 

Luego está el amor de las amistades ¿Afecta este amor a nuestra sexualidad? 

 

Otra vez, la respuesta es Sí. 

En nuestra sociedad se le suele quitar peso a las relaciones que mantenemos con otras personas sin vínculos familiares, y que además no gocen del privilegio de tener “derecho a roce”, parece que el amor que sentimos por nuestras amigas y amigos no es tan importante como el de nuestra “media naranja” y esto es un gran error.

Porque ese amor que sentimos por las personas a las que elegimos para relacionarnos, es un amor que nos forma como personas, nos ayuda a conocernos, reconocernos, identificarnos y construirnos, por lo tanto, también sexúa. 

 

¿Y qué pasa con el amor romántico? 

 

El amor romántico, ese concepto medieval que tanto daño ha hecho, sigue planeando de forma inconsciente en nuestra sexualidad, a través de todas sus formas, y obviamente, nos sigue influyendo. 

Quiero hacer una distinción consciente entre amor romántico y amor de pareja, porque aquí entendemos la pareja en igualdad de derechos y deberes (sean del género que sean) y entendemos también, que se puede amar a más de una persona. 

No soy yo quien deba definir el amor que podemos llegar a sentir por una pareja, muchos poetas han intentado poner palabras a ese sentimiento, y muchas ciencias han intentado explicar por qué  nos hace sentir fuertemente unidas a alguien, así que definiciones al amor o al enamoramiento sobran. 

Lo que sí sé, es que ese amor también hace que modifiquemos nuestro comportamiento sexual y todos los aspectos que tienen que ver con el sexo, es decir, una vez más, TODO. 

Cuando nos sentimos unidas a alguien (o a varias personas) en una relación romántica, nos comportamos de manera diferente, para bien o para mal. No digo que el amor sea malo o sea bueno, simplemente forma parte de los vínculos que establecemos socialmente, nos guste o no celebrar San Valentín. 

Ya hemos visto cómo siempre el amor entra perpendicularmente en nuestra sexualidad y la atraviesa, pero para seguir refleSEXionando, aquí viene una cosa interesante,

¿Por qué podemos entender perfectamente el acto sexual sin amor, pero nos cuesta entender que pueden haber amores sin relaciones sexuales copulativas? O mejor dicho ¿Por qué quitamos peso y valor a las relaciones amorosas que no contemplan el sexo como actividad? (véase amistades, asexuales, etc.) Es algo sobre lo que hay que pensar ¿No crees? 

Para cerrar, me gustaría dejar claro que el amor, sea del tipo que sea, debe ser equitativo y dadivoso en todas las direcciones, esa es la razón por la que (afortunadamente) hemos roto con el concepto de amor romántico. 

El amor influye en el sexo, para bien o para mal, el sexo nos construye, nos hace, nos forma y nos define. 

…Porque el sexo lo es TODO. 

Minerva M. 

 

«I Kissed a girl and i liked it”

«I Kissed a girl and i liked it” Os suena? Sólo de escuchar la canción me pongo cachonda, tengo que decir que siento una debilidad por Katy Perry, su voz, sus ojos, su sexualidad desbordante… pero gustos musicales aparte, ésta canción resume una experiencia mitificada con que que toda mujer debe probarlo alguna vez en la vida, y con la que todo hombre sueña en su adolescencia.

La primera vez que me besé a una chica lo hice para desmontar la cara de mis incrédulos amigos que coreaban sin parar “a que no te atreves”…, tenía 15 años, fue un beso casto y cándido, pero generó en mí algo inexplicable… Me gustó, pero no porque me gustara la chica o porque fuese un buen beso, me gustó porque mis labios conectaron con los labios de aquella chica de pelo rizado, pero inmediatamente y como un rayo, hubo otra conexión entre mi coño y el placer.

No lo conocía, no sabía que puedes llegar a excitarte de esa manera con un beso.

A mí lo de las estadísticas del sexo no me valen mucho, no sé si creerme ese 38 % de mujeres heterosexuales que dicen tener curiosidad por los labios de su compañera. Yo creo que hablamos de un porcentaje mucho mayor, pero la mayoría no se atreve a decirlo.

Lo cierto es que por norma general, las mujeres hablamos de sexo bastante más abiertamente que los hombres cuando estamos entre amigas, nos contamos cosas muy íntimas e incluso hablamos de ésta curiosidad, pero pocas lo llevan a cabo, es una pena, el placer de besar a alguien de tu propio sexo está solo reservado a los homosexuales o a la gente que como yo, se enfrenta a los prejuicios y disfrutan libremente del sexo.

Mis besos con chicas son largos y apasionados, nos fundimos, nos comemos, nos despeinamos…Es lógico, las chicas somos sensuales y sabemos lo que nos gusta cuando nos besan, así que, besar a otra chica resulta tremendamente lujurioso.

Poder besar a alguien de tu propio sexo multiplica por dos las posibilidades de ligar, así que ¿por qué tanto tabú?… ¿Que hoy no pescas un chico que te ponga? ¡Pues a por la chica!

Para pasárselo bien a veces sólo hace faltas romper esquemas y abrir la mente un poco.

No te comas la cabeza, no se trata de hacer un debate acerca de la identidad sexual, simplemente de besar a gusto a quien te apetezca, sea del sexo que sea. Haz una travesura, diviértete, disfruta, recuerda que El sexo lo es todo.

Candela M.

Traducción de la letra de la canción:

Esto nunca salió como lo planeé, no era mi intención, tan valiente, con una bebida en la mano, perdí el norte (la discreción/el criterio). No es lo que estoy acostumbrada a hacer, solo quería ponerte a prueba, siento curiosidad por ti, llamaste mi atención.

Besé a una chica y me gustó el sabor de su Chap Stick de cereza. Besé a una chica solo por probarlo, espero que a mi novio no le importe, me hizo sentir tan incorrecta, me hizo sentir tan bien.

No quiere decir que esta noche me haya enamorado, besé a una chica y me gustó, me gustó.

No, ni siquiera sé cómo te llamas, eso no importa. Tú eres mi juego de experimentos, parte de la naturaleza humana. No es lo que hacen las chicas buenas, no es como deberían comportarse, mi cabeza está tan confusa, difícil obedecer.

Besé a una chica y me gustó el sabor de su Chap Stick de cereza. Besé a una chica solo por probarlo, espero que a mi novio no le importe, me hizo sentir tan incorrecta, me hizo sentir tan bien.

No quiere decir que esta noche me haya enamorado, besé a una chica y me gustó, me gustó.

Nosotras las chicas, somos mágicas, piel suave, labios rojo, tan «besables» difícil de resistirse, tan «tocables», demasiado bueno para resistirse, no es un gran asunto, es algo inocente.

Besé a una chica y me gustó el sabor de su Chap Stick de cereza. Besé a una chica solo por probarlo, espero que a mi novio no le importe, me hizo sentir tan incorrecta, me hizo sentir tan bien.

No quiere decir que esta noche me haya enamorado, besé a una chica y me gustó, me gustó.

 

LolliPop

LolliPop

Sí, soy una Chupapollas, lo digo categóricamente.

La mayoría de las personas estrechas de mente piensan que arrodillarse frente a un tío y comérsela representa un acto de sumisión absoluta.

Yo sin embargo, creo que es al revés: Cuando tienes en tus manos su miembro eres superior. Tú controlas la situación desde que lo sacas del calzoncillo, tú marcas el ritmo al que debe crecer, lo tocas, lo acaricias, le tienes “cogido por los huevos”.

Frente a ti ya no hay un hombre racional, ahora es un súbdito de tu lengua que cumplirá tus deseos como un genio de la lámpara si tú aprendes a frotarlo.

Está claro que Cleopatra ya lo sabía, dicen que llego a chupársela a más de 100 soldados en una noche, no se resistió ni César ni Marco Antonio…  porque no hay quien se resista ante una buena Felatriz.

Es tal el poder del blowjob que la mayoría de los hombres han intentado hacerse una autofelación, al menos, una vez en su vida. Está comprobado, aunque la mayoría no quiera admitirlo.

No sé por qué le llaman sexo oral, es un término aburrido para algo tan divertido y satisfactorio, reconozcámoslo: ¡Es delicioso! Cuando haces una buena mamada tus sentidos se activan, se dispara el deseo… ¡Yo hasta he llegado a tener orgasmos!

Hacer una felación requiere práctica y técnica, no se logra ser una maestra en éste arte de la noche a la mañana.

Te daría unos consejos sobre cómo hacerlo con éxito, pero lamentablemente para esto no hay reglas específicas, existen manuales en las librerías, videomanuales y hasta  tutoriales en internet,  pero dada mi experiencia a cada chico le gusta de una manera diferente. En todo caso, he aquí algunas cuestiones para reflexionar:

No nos gusta que nos cojan de la cabeza y nos «follen por la boca» como si de una peli porno se tratara. ¿o si?

No debemos invitar a los dientes a la fiesta de la felación ¿o si?

Me debes avisar antes de correrte en mi boca ¿o no?

Me gusta más que me la coman, que comérmela ¿o no?

La garganta profunda es un mito del cine X  ¿o no?

El debate está servido y para zanjarlo he aquí el mandamiento principal de la felación:

Disfrútalo, si lo vas a hacer sólo para complacerle, no lo hagas.

¿Has probado a comerte un hielo antes de empezar? ¿y un caramelo de menta? La explosión de frío y calor es algo interesante…Prueba, experimenta, juega, babea, mójate.

Lollipop Mika!

Candela M.

Follando como Caracoles

Follando como Caracoles

Esta mañana he salido a dar un paseo otoñal (por aquello de que hay que llevar una vida sana), y con lo que he visto en mi paseo, hago una pequeña refleSEXión.

Anoche llovió, y como hoy ha salido el sol, el campo estaba lleno de caracoles. Me gustan los caracoles, me producen un poco de envidia: no se estresan y salen solo cuando hay sol.

¿Habéis visto caracoles follando? ¡Son unos campeones! porque son hermafroditas, es decir que se la meten mientras la meten; por lo visto, los dos tienen polla y coño se conectan simultáneamente dando y recibiendo. Oooh! Debe ser increíble poder hacer esto!  No os equivoquéis, me encanta mi vulva, pero a veces fantaseo con tener una buena polla!

Los polvos de los caracoles sol lentos y llenos de fluidos. Como debe ser, el sexo es húmedo y nos guste más o menos (otro día hablaremos más detalladamente de tragar fluidos) estar lubricados es súper excitante.

Me da igual que uséis saliva o lubricantes comerciales, la regla es sencilla: a más líquido  más placer. No me limito con esto a que la mujer esté lubricada, ya sabemos que las glándulas de Bartolino (así se llaman las encargadas de activarse cuando estamos cachondas) funcionan diferente en cada mujer y que  los chicos también generan fluidos antes de eyacular. Hay que ser imaginativo, no es lo mismo masturbarse “a pelo” que con los dedos llenos de lubricantes…

Reflesexión acerca de los caracoles
¿No te da envidia cómo follan los caracoles?

Esta mañana he dado un casto paseo por el campo y he acabado cachonda perdida, no me canso de repetirlo, mi mejor órgano sexual es mi cerebro.

He visto caracoles, todos mojados, llenos de fluidos y he pensado en sexo: cuerpos suaves, piel desnuda y brillante, sexo sin prisa,  una orgía de estímulos táctiles, todos allí, deslizándonos y acompasados. No hay nada mas placentero que follar como caracoles.

Ya tengo plan para el fin de semana!

Candela M.

El Botón Rojo

Yo: ¿mamá que es el clítoris?

 

Mama: “Es un botón que tienes en tu cuerpo que al tocarlo libera más energía que una bomba atómica, te doblega, te descontrola, te lleva a sitios maravillosos donde nunca pensaste estar. Así que, si vas a tocarlo, debes estar segura que eres capaz de controlar ese poder.”

 

No es un fragmento de diálogo sacado de una película, no.  

 

Así era mi madre, abierta y sincera. Y así me crié yo, sin prohibiciones.

 

El caso es que eso bastó para no tocarlo hasta bien entrada mi adolescencia. Esta claro que lo prohibido es mas divertido.

 

A mi clítoris le gusta que lo acaricien, suave al principio y fuerte después, le gustan los lametones, le gustan los aparatos con pilas, el telefonillo de la ducha, mis dedos, los dedos de quien le sepa tocar, le gusta restregarse con todo lo que puede (almohadas, lencería fina, etc.) le encanta que jueguen con él.

 

Si,  el clítoris ES DONDE ESTA EL PLACER y no voy a entrar en el eterno debate Freudiano acerca de la madurez o los tipos de orgasmo. Mucho se ha escrito sobre éste tema,  pero la única conclusión (dada mi extensísima experiencia) es que si follas sin tomar en cuenta el clítoris no has follado bien.

 

Así que dejemos las cosas claras:

 

  • Somos libres de tocarnos el clítoris cada vez que nos apetezca, sea follando o masturbándonos. Simplemente porque nos gusta.
  •  Si llego o no al orgasmo tocándome el clítoris, no es problema de nadie, es algo entre mi clítoris y yo.
  • El Clítoris es una parte importantísisma de tu cuerpo, y como todos los cuerpos son diferentes, los clítoris también tienen diferentes formas y tamaños: el que tienes es el mejor. Te lo aseguro!
  • Todos los juegos están permitidos siempre y cuando,  quien me folle,  respete los 5 mandamientos:

 

  1. No lo morderás (algún bocadito suave y sensual se acepta)
  2. No le quitarás la «capucha» para tocar bruscamente «lo que hay dentro».
  3. No irás directo a él sin haber tocado algo más.
  4. Frotarás y apretarás con la presión correcta, yo te indicaré cómo ( y tu obedecerás).
  5. Puedes experimentar con geles, cremas, hielo, nocilla, vino o lo que quieras. Puedes echar encima lo que quieras para chupar y lamer, pero si no tienes nada a mano, te lo debes comer también!

 

En resumen:

 

Chicas el Clítoris es vuestro y vosotras ponéis las reglas.

 

 

Candela M.

Los Guapos Follan Más

Los Guapos Follan Más

No pretendo ser borde con este post, ni generar un debate acerca de los estándares de belleza que existen en la sociedad occidental actual, pero no nos engañemos…los guapos y las guapas follan más!

Antropológicamente el sexo existe para procrear y estamos programados para elegir la pareja sexual que mejor se adapte a éste fin, dicho lo cual, nuestro cerebro siempre buscará a alguien con mejores atributos…

Así que no lo podemos evitar, es una hipocresía decir que cuando entras a un bar y ves al tío o la tía más feo/a,  te lo quieres tirar. Forma parte de nuestra evolución como especie: nos queremos tirar a la persona guapa.

Así que, puestos a asumir la triste realidad, os digo una cosa pláceridos y pláceridas que me leéis: hay que sentirse guapo/a.

Esto no es un blog de consejos de belleza, (por si no te has dado cuenta, va de follar), pero hay un mínimo de cuidado que debemos darle a nuestro cuerpecito para que disfrute del placer.

¿Cómo cuidarnos?

¿Follan más las personas guapas? Imagen: Joshua Bronaugh
¿Follan más las personas guapas?
Imagen: Joshua Bronaugh
  1. Quiérete seas como seas, aprende a amar cada pliegue de la piel que habitas.
  2. Mantén tu cuerpo hidratado, nutrido y limpio.
  3. Usa ropa que exprese tu personalidad, que te haga sentir cómodo/a. Esa es la mejor moda.
  4. Pollas y Coños cuidados (me da igual que te gusten los pelos o no, hay que mantener una higiene básica). Tiene que estar limpio.

Lo digo por experiencia…

Tendría que haberlo puesto en práctica ayer cuando fui de prisa al súper: olía a fritanga, no me había depilado y por si fuera poco, estaba sin duchar… vamos, lo normal de un domingo que estás en casa marujeando y  te das cuenta que te faltan huevos para la receta…

Para mi desgracia a “Moreno cachas follable” le dio también por hacer la compra,  y seguramente, él no habría reparado en mi coleta despeinada y no sé si le habría importado que oliera a lo que sea, si le hubiese propuesto chupársela al acabar la compra,  pero no pude, ¡Me sentía fea! ¡Mierda! Qué oportunidad desperdiciada por mi falta de seguridad!

Como soy muy optimista y aprendo rápido de mis errores, me he prometido que no volverá a pasar, así que  después de acabar la receta de los huevos,  me duché y  me di un premio de consolación (nunca mejor dicho). Y me quedé a gusto en cama leyendo, que es lo que toca el domingo.

Por eso hoy voy de consejera: siéntete guapo o guapa siempre, seguramente no volveré a ver a ese morenazo, pero prometo por mí y por mi  autoestima que la próxima vez que vaya al súper habré cumplido con lo básico.

¿Qué es ser guapo o ser guapa?

No hay nada más sexy y hermoso que alguien que esté seguro/a de sí mismo/a. Ser guapo o guapa es un concepto muy subjetivo que, además, cambia constantemente según los cánones de moda.

Para mí la respuesta es irrefutable: da igual la talla, la armonía en las facciones, el pelo o el estilo.

La atracción la ejerce quien, teniendo más o menos atributos, es capaz de mostrarse cómo es y seducir sin complejos ni vergüenzas.

Candela M.

Día de la Mujer

Día de la Mujer

Hoy es un día especial, el día de la mujer, no solo porque se conmemore la lucha que llevamos años librando para tener igualdad en la sociedad, sino porque cada vez, más mujeres somos conscientes de que sea cual sea nuestra situación, formamos parte de la batalla.

Según la ONU más de 140  países garantizan la igualdad de género en sus constituciones pero todavía las mujeres enfrentan desigualdades directas e indirectas a través de leyes, políticas, estereotipos y prácticas sociales pues la igualdad de género ante la ley no siempre se lleva a la práctica.

Lo hemos visto la semana pasada: “Más débiles, más pequeñas y menos inteligentes…” así somos las mujeres según el eurodiputado ultraderechista polaco Janusz Korwin-Mikke. Lo que justifica para éste misógino que debamos ganar menos dinero, haciendo el mismo trabajo que los hombres.

Nos siguen humillando y maltratando incluso desde los más altos escaños. Por eso, la lucha es de todas y cada una de las mujeres que vivimos en esta sociedad.

El machismo, esa estructura social opresora invisible, no es exclusivo de los hombres y hoy quiero refleSEXionar acerca de lo que podemos hacer nosotras por nosotras mismas.

Hay un cambio grande que debemos hacer sin esperar que los gobiernos tomen medidas, un cambio profundo en nuestra actitud que a la larga hará un cambio significativo, estoy segura.

Comencemos por dejar de ser tan lagartas, porque lo creamos o no muchas de las actitudes que consideramos normales entre mujeres ayudan a sostener ese tejido patriarcal.

Dejemos de criticarnos por como vestimos, por como tratamos con los hombres, por como obtenemos los logros. ¡No nos llamemos zorras entre nosotras! Dejemos de criar niñas princesas que sueñen con un príncipe azul y quieran entregar al enamorarse “su flor” como un premio.

Nuestra vagina y nuestra virginidad no es un tesoro, es una parte del cuerpo que se merece cuidado y atención como las demás, dejemos de mitificar el amor y mezclarlo con el placer sexual. Enseñemos a los jóvenes que la única regla REAL en amor y el sexo  es que todos estén de acuerdo y se respeten.

Mujeres del mundo: Disfrutemos del sexo, no nos conformemos con la pasividad, no perpetuemos el cliché de que por acostarnos sin amor somos putas, defendamos nuestro derecho a masturbarnos y pensar en sexo tanto como los hombres, seamos sinceras con los orgasmos, ¡basta de complacencia!

La lucha por la igualdad empieza en nuestra cabeza, en nuestras camas y en nuestras vaginas.

A todas las que luchan con su sexo a favor de todas las mujeres del mundo Feliz Día de la Mujer.

A todos los hombres que nos respetáis como seres iguales, que sabéis que estamos aquí en condiciones equitativas, que os tomáis el tiempo para saber cómo complacernos y que sabéis que la única hostia que nos gusta es la que os damos permiso de dar jugando. Gracias por ser nuestros compañeros de lucha.

Candela M.