El deseo sexual es ese gran desconocido de la sexualidad.

Muchas veces se confunde con excitación o con amor. Pero realmente es un fenómeno más complejo, del que hablaremos más adelante.

Hoy en nuestro #MartesdeConsulta respondo a una pregunta que me han hecho a través del formulario de contacto.

¿Cómo puedo aumentar mi deseo sexual?

Para pensar en «aumentar» el deseo sexual debemos primero detenernos a pensar ¿Cuánto es poco? ¿Por qué ha bajado? ¿De verdad te sientes con menos deseo, o tu pareja dice que tienes «la libido baja»?

Es muy difícil acertar con la respuesta cuando se desconoce el contexto, lo que llamamos «falta de deseo sexual» puede esconder muchas cosas (físicas, psicológicas, sociales) por lo que resolverlo con una lista de tareas o consejos es prácticamente imposible.

Dado que desconozco toda la situación que rodea a esta persona (que solo ha dicho que es mujer) y como no me gusta dejar preguntas sin responder en nuestro consultorio virtual,  os propongo

5 trucos básicos y generales que pueden ayudar a aumentar el deseo sexual.

  1. Piensa en Sexo: Siempre lo repito “El órgano sexual más importante es el cerebro” si no quieres follar ya puedes dejar de leer éste artículo, porque lo primero es desearlo, pensar en disfrutar y obtener placer. Cuando pensamos en sexo queremos sexo, así que estimula tu cerebro con buena literatura erótica, escucha música durante el día que te haga fantasear, regálate un ciclo de pelis porno, hentai o erótico, lo que más te guste, habla se sexo.
  2. Fomenta el roce: Ya duermas sola o acompañada duerme desnuda, no hay nada más antimorbo que un pijama de peluche, también puedes probar a ponerte falda sin bragas, solo lo notarás tú y la sensación es increíble, hazme caso.
  3. Bolas Chinas: Las bolas chinas son un artilugio muy mitificado, he llegado a escuchar que si te las pones todo el día te vuelves multiorgásmica o que al ponértelas te pones cachonda perdida: Nada más lejos de la realidad para el común de las mortales. La verdad es que fortalecen y ejercitan la musculatura pélvica, y además, estimulan la producción de flujo vaginal.  Entonces ¿por qué hay que usarlas? Porque si estás mojada estarás más predispuesta para el contacto sexual, y porque si te las pones cada día, te tocas, y eso también es importante, y además, porque si las llevas en secreto estimulas tu cerebro con pensamientos de morbo oculto, y por si fuese poco, porque si tu pareja sabe que las llevas, sirve para dar pie a jugar con ellas, aunque solo sea verbalmente, ¿Necesitas más razones?
  4. Abre tu mente: No hay nada más excitante que hacer algo diferente. Sea lo que sea, cambia y aprende. Siempre habrá algo que puedes innovar. Ropa, lugar, postura, estilo, tipo de práctica sexual, etc.
  5. Mastúrbate: Woody Allen dijo una vez que masturbarse es hacer el amor con la persona que más queremos. ¿Romántico no?. Masturbarse no solo estimula nuestros sentidos y nos ayuda a descubrir lo que nos gusta, sino que tiene un efecto potente en nuestra líbido: mientras más duermes más sueño tienes, mientras más comes, mas hambre tienes, pues eso… ) Nadie te proporcionará orgasmos más intensos que tú misma.

Como siempre digo, no hay formulas mágicas.

Estos 5 trucos suelen funcionar en la mayoría de los casos.

Pero de no ser así,  puede que te interese saber que hay personas que se definen como asexuales.

Si tienes más dudas, sabes donde puedes contactarme.

Tener una sexualidad plena y satisfactoria es mucho más importante para la salud física y mental de lo que el común de la gente está dispuesta a admitir.

Recuerda que el sexo lo es TODO.

Minerva M.