ODA A MI COÑO- Relato Erótico

ODA A MI COÑO- Relato Erótico

Oculto entre mis piernas, te escondes.

No quieres llamar la atención, pero eres el centro del poder.

Ayer te encontré mientras recorría mi curvas y esquinas, allí estabas silente, esperando a ser atendido. Te mimé, con esmero recorté el ensortijado pelo que te envuelve, depilé tus labios y los dejé suaves, preparados para un beso húmedo, limpié suavemente cada uno de tus pliegues para que sigas oliendo como me gusta, ese olor único que acelera los instintos de todos. Después te sequé y al frotar con la toalla parece que despertaste del letargo y la humedad entonces se hizo continua y fresca.

Estas allí sin pedir nada y con un simple toque me regalas momentos tan intensos.

Sé perfectamente lo que quieres, lo que te gusta.

Cuando estoy contigo puedo sentir cada uno de tus nervios transmitiendo placer, como una majestuosa pieza de música en la que cada instrumento suena en el momento preciso y con el compás exacto, te toco y me sientes, te siento. Somos una, te reconozco en mí y a la vez te desconozco. Eres mi misterio, mi secreto. Mis dedos en tu interior se pierden juguetones chapoteando en tus jugos, te recorro y se erecta solícito el Punto Todopoderoso del placer esperando a ser masajeado con la intensidad exacta para darme todo lo que yo necesito, esos segundos de gloria que sólo tu y yo conocemos.

Allí abajo, latente, en ese sitio recóndito que la evolución te asignó, esperas pacientemente que te acaricien,  estás sumergido en mi interior, me conectas con el mundo y me desconectas en la irrealidad del placer.

Caliente y oscuro, chorreando de ganas, mojando mis muslos. Insolente y desvergonzado. Caprichoso y a la vez complaciente.

Eres la meta y el principio, eres la vida y el todo.

Candela M.

 

 

Orgasmo IV – Ultimo post – Menos palabras y mas disfrutar.

Orgasmo IV – Ultimo post – Menos palabras y mas disfrutar.

Como dije antes el orgasmo en la cultura occidental suele equipararse con esa arca sagrada que buscaba Indiana Jones: es algo poderoso y casi místico que no todos conocen, pero todos desean… quizás por eso, alrededor del concepto de orgasmo existan tantos mitos y leyendas urbanas que se mantienen aún en nuestros días.
Estoy harta de las eternas dudas: ¿Orgasmo Clitoriano o Vaginal? ¿Multiorgásmica o Monorgásmica? ¿Orgasmo simultáneo  en pareja? Y un largo etc.
En el sexo no se trata de decidir si eres de colacao o de nesquik, debemos desterrar YA los mitos y etiquetas que rodean al clímax.

Dejemos a los profesionales de la psicología y la sexología hacer su trabajo, y si tu no lo eres te recomiendo que no te comas la cabeza pensando en los tipos de orgasmos y sus consecuencias.

Lo mejor como seres humanos “follantes” – y a veces pensantes- es dejar de darle vueltas. Centrémonos en una cosa: EL ORGASMO ES EL FINAL DE LA ESCALERA, si subimos sin problemas (sea por una vía u otra, solos o acompañados, una o muchas veces) y eso nos hace sentir bien, y estamos bien en todos los demás aspectos de nuestra vida sexual ¿Cuál es el problema?. ¿Por qué poner un nombre a todo? Los verdaderos problemas psicosexuales no se resumen en una palabra. Disfruta de tu orgasmo y encuéntralo como puedas. Solo hay una regla de oro para que el clímax sea sano: disfruto, tengo placer y no hago daño a nadie. ¿Sencillo no?
Así que cuando me preguntan acerca del tema siempre lo zanjo muy fácilmente: menos hablar y discutir de mis tipos de orgasmos y más follar para tenerlos, mi orgasmo es mío y nadie me dirá si es bueno o es malo.  Si hubiese querido profundizar en la conducta y comprender el desarrollo mental de la humanidad habría estudiado para ello, en su lugar he preferido profundizar en mi vagina y comprender que el placer está dentro de mí.
Somos seres sexuales que evolucionamos y aprendemos, a veces podemos tener un placer intenso repetidamente y otras veces solo tenerlo una vez. ¿Qué más da? Dejemos ya de pensar en términos de palabras que señalen o condicionen nuestro sexo y simplemente follemos.  Disfruta de tu sexo sea como sea que te guste.

El único final feliz que conozco es El Orgasmo.

http://youtu.be/cOmVILOvmfA

¡Feliz fin de semana!

Minerva M.

Orgasmo III Parte – En busca del Orgasmo Perdido en 7 pasos

Orgasmo III Parte – En busca del Orgasmo Perdido en 7 pasos

Al episodio de mi clienta (que dio inicio a esta serie de post) lo llamaría “En Busca del Orgasmo Perdido” y no, no hace falta convertirse en Indiana Jones para conseguirlo, aquí te dejo 7 pistas para encontrarlo:

  1.  Tómate tiempo para explorar tu vulva: La mayoría de las mujeres nunca han practicado este ejercicio y desconocen totalmente su órgano sexual. Esto a los chicos no les suele pasar, puesto que desde que nacen su maravillosa anatomía les da acceso a jugar con su pene y testículos que cuelgan libremente de su cuerpo, la niñas sin embargo vienen “de serie” con la dificultad de conocerse, la vagina esta oculta “allí abajo” donde además en la mayoría de las culturas “no se toca”.      Con un espejo identifica las partes visibles e introduce los dedos    en el interior de la vagina  para sentir la textura y aprender a identificar tus partes. Debes hacerlo en la intimidad y la comodidad de tu baño o cama, con tranquilidad y sin prisas, mirar bien, tocar bien y aprender a identificar cada parte (labios, clítoris, etc.). Conoce tu olor, tu color y hasta tu sabor.
  2. Mastúrbate: Difícilmente llegues a un orgasmo en pareja si previamente no te los has proporcionado tú, debes aprender a conocer que te gusta, donde y con qué intensidad. Se trata de ensayo y error, hay que practicarlo muchas veces para conseguirlo. Masturbarse es darse placer a uno mismo y debes encontrar la manera de satisfacerte. Toca todo tu cuerpo y descúbrete.
  3. Visualiza tu orgasmo: Si no has tenido un orgasmo o te cuesta llegar a él, difícilmente sabes cómo reaccionas al tener uno. Algunas mujeres gritan, lloran o simplemente ríen, cada una reacciona diferente e incluso a veces los orgasmos tienen diferentes efectos en la misma persona. Pero en este ejercicio te propongo que te visualices teniendo un orgasmo, imagina tus músculos contraídos, tu pulso acelerado y tu cara de placer, piensa que SI es posible.  ¡Pero atención! no siempre se parece a lo que vemos en las pelis: no se trata de actuar, se trata de reaccionar.
  4. Regálate un juguete: Tengas pareja o no, tener un pequeño aparato para jugar y explorar es siempre una buena inversión, puede ser un dildo o algún vibrador de clítoris, eso es algo muy personal, se trata de ir probando. Si bien es cierto que en los últimos años tener un juguete se ha normalizado en nuestra sociedad, aún quedan muchas mesillas de noche sin uno. Compra uno bueno, no escatimes en calidad porque a la larga se nota y manten las normas de higiene (lavarlo bien, dejar secar sin contacto y volver a guardar en un sitio limpio y protegido).
  5. El lubricante debe ser tu mejor amigo. Lubriques naturalmente o no, tener a mano un lubricante (de la farmacia o del sex-shop) te ayudará a conseguir una sensación muy agradable. La vagina debe estar siempre hidratada y húmeda. Por favor NUNCA USES ACEITE DE BEBE, contraria a la creencia popular los aceites y vaselinas son abrasivos y no respetan el Ph de la vagina.
  6. No tengas miedo de hablarlo: Explicar tu dificultad a las personas en las que confías (amigas, hermanas, pareja, etc.) es el primer paso para asumir que tienes un problema y a veces la solución está más cerca de lo que crees. Cada una tiene una manera de masturbarse y cuando las chicas nos contamos las dudas o trucos aprendemos más de nosotras mismas y nos sentimos con más libertad de disfrutar. Es curioso que los chicos ya en la adolescencia tengan conversaciones del tipo “yo cuando me corro lleno medio vaso de semen” y nosotras sin embargo seamos incapaces de asumir (en muchos casos) que nos masturbamos o que no hemos conseguido corrernos. Si eres capaz de hablarlo con tu pareja y ésta se involucra la búsqueda será más exitosa.
  7. Piensa en sexo: este tema lo explicaba en mi post para subir la libido  recuerda que si no hay suficiente excitación y deseo sexual es imposible llegar al orgasmo.

Tener orgasmos no lo es todo en el sexo, pero es sano y necesario, los estudios son concluyentes: ayuda a oxigenar el cuerpo, es antidepresivo, quema calorías, fortalece el sistema inmunológico y hasta se ha relacionado sus efectos en la baja incidencia del cáncer o enfermedades cardíacas.  La falta de Orgasmos es un problema de salud. No hay duda.

Dicho esto, ponte manos a la obra y concédete 1 mes para experimentar y practicar todas las técnicas, si al finalizar ese plazo no lo has conseguido debes ir SIN DUDARLO a un profesional.

Minerva M.