!Que alegría! !Leer vuestros comentarios y correos me anima a seguir trabajando! Esta vez, he recibido un relato que merece su propia entrada, está tan bien explicado que solo me he limitado a hacer pequeños cambios para mantener la privacidad de los autores.

!Aquí lo dejo para disfrutéis de él, como lo he hecho yo!.

Hola Candela,

Sigo tu blog desde hace tiempo y quería compartir contigo una experiencia que vivimos la semana pasada mi mujer y yo. Somos una pareja que llevamos 12 años casados y hace unos meses decidimos visitar un Bar Swinger por primera vez.

Fue idea mía, ya que mi esposa no los conocía. Yo había estado en un bar de estos hace mucho tiempo y además tuve una MARAVILLOSA experiencia con una pareja hace unos años…y quería que ella viviera algo parecido

Después de una gran cena los dos solos, decidimos ir a uno de estos bares, uno que yo tenía muchas ganas de conocer. Al llegar al local, nos recibió en la puerta una chica y nos preguntó si era nuestra primera vez allí, le dijimos que sí y entonces nos pasó al bar que había en esa planta, pedimos una copa y nos dijo que luego nos mostraría el local.

Fuimos con ella a recorrerlo. En esa primera planta encontramos una sala de masajes, un cuarto chillout y la barra. Al bajar las escaleras nos mostró la zona de aguas (piscina y jacuzzi) y las «habitaciones», había tres: un cuarto con una gran cama, el cuarto oscuro y una habitación con camas dónde ponían pelis pornos…

Al bajar a la tercera planta nos encontramos con la discoteca. Decidimos quedarnos ahí. Lo mejor de este bar es que si solo quieres pasar una noche tomándote algo y bailando, lo puedes hacer…

La discoteca fue genial para «romper el hielo», empezamos a bailar y pasarlo genial. Había dos parejas que jugaban entre ellas, las chicas se besaban y lo pasaban genial. Estuvimos un buen rato bebiendo y bailando…

Luego decidimos subir a las salas. Antes de eso, fuimos a cambiarnos, dejamos la ropa en los armarios y bajamos solo con los pareos puestos…

Entramos en una de las habitaciones y había una pareja en la cama follando y dos parejas jugando entre ellas, las chicas estaban arrodilladas frente a los chicos, nos sentamos a verlos jugar y nos pusimos muy cachondos…yo acabé haciéndole sexo oral a mi mujer hasta que se corrió…siempre con las dos parejas de fondo…fue genial!!!

Luego nos fuimos a la sala dónde estaban proyectando la peli y nos tumbamos en el sofá a verla…era una sala con camas en forma de «U» y en la pared de adelante proyectaban la peli. Justo al lado estaba el cuarto oscuro y había agujeros en la pared para poder tocar los cuerpos que estaban del otro lado. Los gemidos que salían de ese cuarto, calentaban mucho el ambiente.

Las camas estaban bastante llenas, unas 6 parejas, con lo cual nos pusimos a un lado; la verdad que no queríamos ponernos cerca de otras parejas porque a mi esposa la daba «miedo» que otra pareja se acercara.

Yo me senté con las piernas estiradas y ella se tumbó a mi lado y puso su cabeza en mis piernas. Mientras que veíamos la peli, ella comenzó a chupármela. Estaba totalmente desnuda. El ambiente era inmejorable (o eso creía), estaba súper cachondo y mientras oía a otras parejas follar, mi esposa me la chupaba y veía una porno, increíble, pero lo mejor estaba por venir!

Mientras me la chupaba, a nuestro lado se tumbó una pareja. Él tendría unos 40 y muchos y ella unos 40 y pocos. Los dos estaban MUY BIEN, él flaco, con barba un poco canosa. Ella, una rubia con el pelo hasta los hombros, flaca, poco pecho, pero unos pezones muy largos y duros y un culo increíble….comenzaron a besarse y tocarse…yo empecé a verles y ellos a nosotros. Ella extendió la mano hacia dónde estábamos nosotros y cogió mi mano, al hacer contacto se acercaron un poco más…mi esposa seguía tumbada boca abajo entretenida con mi polla sin saber lo que pasaba a nuestro lado. De repente, la chica puso su mano sobre la parte de atrás de los muslos de mi esposa. Ella se asustó y apretó mis piernas con sus manos. La chica siguió acariciándole, muy suavemente, de forma muy delicada…mi esposa levantó la cabeza y me miró, yo le expliqué que era una chica y le pregunté  qué quería hacer, si le decía que parara o no, me dijo que no pasaba nada, que la dejara…

Mi esposa seguía concentrada en mi polla, pero ahora tenía mis manos acariciando su cabeza y pechos y la de una chica acariciando sus piernas y su culo. La pareja se acercó del todo y mientras él follaba a su esposa que estaba en 4 patas, ella besaba y acariciaba a mi esposa….era increíble, una situación nueva, pero llena de morbo.

Mi esposa se tumbó boca arriba y tanto yo como la chica le comenzamos a besar y acariciar. En ese momento me acerqué a la chica y le expliqué que era nuestra primera vez, ella se lo dijo a su pareja y la verdad que se portaron genial. La chica empezó a acariciar los pechos de mi esposa y se los besaba…yo mientras tanto comencé a masturbarla. De repente, se empezaron a besar ellas dos…fue genial, una sensación difícil de explicar, pero que me encantó. Ver a mi esposa besarse de esa forma tan pasional con otra chica fue algo increíble y lleno de morbo, simplemente me encantó.

Mi esposa comenzó a tocar los pechos de la chica y comenzó a masturbarla.  Mientras que ellas se besaban y acariciaban yo comencé a comerle el coño a mi mujer y el otro chico acariciaba a su pareja y a mi esposa…yo no para de pensar en cómo la estaría pasando mi esposa, pero viendo cómo se movía y cómo besaba a la otra chica, estaba claro que le estaba gustando.

En eso el chico se puso al lado de mi esposa y ella empezó a hacerle una paja mientras q se besaba con la chica y yo aproveché para follarla, porque en ese momento estábamos follando…el amor lo hacemos en casa y solos (eso me lo explicó muy bien la pareja con la que hice el trío hace unos años).

Nos corrimos y la otra pareja seguía acariciando a mi esposa…luego nos invitaron a ir a un sitio más privado para seguir «jugando», les di las gracias, pero les dije que no….creo que para ser la primera noche ya habíamos tenido suficiente, por lo menos ella.

Nos subimos al bar, nos tomamos algo y comentamos lo que había pasado…me dijo que no le había disgustado, pero que estaba demasiado nerviosa. Yo le dije que era normal, pero que lo importante es que ya lo habíamos hecho y que, a pesar de los nervios, si lo había disfrutado, me dijo que si…

Luego volvimos a las camas y lo hicimos otra vez, esta vez, solos.

Ya luego nos vinimos a casa…

La verdad que fue una noche maravillosa, perfecta diría yo…

El otro día lo volvimos a recordar y me confesó que le había gustado bastante…la verdad espero que lo podamos repetir pronto!!!

Tengo muchas ganas de volver a ese bar. Tengo claro que si no compartimos con nadie, no pasa nada, igual lo disfrutaremos, pero el hecho de ver a mi esposa besarse y tocarse con otra chica como lo hizo esa noche, fue de las mejores experiencias que hemos tenido.

***************

Gracias por compartir vuestra historia….

Candela M.