Ligar es como pescar y para “pescar” hay que tener un buen cebo.
“OOOOH!! ¡qué horror! ¿me estás llamando cebo”?

SI. Cada uno que se lo tome como quiera, yo lo veo así, es una pesca divertida en la que (a diferencia de los desafortunados peces de la vida real) AQUÍ EL CEBO ELIGE A QUIEN QUIERE PESCAR.

No hace falta entrar en un debate acerca del cuerpo como objeto, no se trata de esto, hablamos de que cuando ligas básicamente quieres “enganchar” al “pez” y para eso, debes ser un cebo irresistible.

He aquí cómo:

Lo importante es la actitud no la aptitud, es decir, puede que tus tetas estén caídas, o que tu polla sea más pequeña de lo que te gustaría, puede que no seas más guapa que tu compañera de juerga, o quizás, no seas como el chico sexy del anuncio de perfume, pero lo importante de todo es que tú te sientas seguro con lo que “ofreces”, siempre hay algo en ti que hará que el pez que tú quieres pique, utiliza la carnada correcta, a veces se trata de la mirada, a veces de un roce, tu olor, tus gestos…

Me gusta pescar los jueves por la noche: entro al bar, hago un breve análisis de la fauna disponible e identifico a los ejemplares que hay nadando a mí alrededor:
1. “Yogurines” (normalmente universitarios con poca experiencia pero mucha potencia sexual) Suelen salir ese día, aunque los hay siempre.
2. Grises: Les llamo sí a aquellos chicos que tienen la novia o mujer en casa y que salen el jueves “con los colegas” en realidad se mueren por follar pero, a menudo, no toman las decisiones correctas para conseguirlo.
3. Rocket: Es el típico ligón, le reconocerás a tres metros de ti, cuando veas en su mirada de “vengo a por ti nena” –con voz de seductor de peli americana- . Viene preparado para pescar, lo que no sabe, es que no soy presa, hoy soy cebo y elijo yo.
4. Follables: en esta categoría entra cualquiera que esté entre las tres anteriores y alguno sin etiquetar que resulte interesante.

Una vez completada la identificación viene lo mejor, ésta es la calve:

Se trata de que el pez te vea entre tanto cebo, más te vale que destaques tus atributos con seguridad (sean cuales sean) porque probablemente tienes más en tu cerebro que entre las piernas, pero estamos pescando en un bar y lo que cuenta ahora es que sepas destacar los colores de las plumitas que te has puesto en el anzuelo.

Así que la próxima vez que salgas “a tomar algo” con la intención de “pescar” deja tu cara de cansado en el cajón de la oficina y ponte un poco de perfume, en la pesca deportiva gana el que obtenga el mejor ejemplar. Y para conseguirlo debes estar seguro de poder hacerlo, es una cuestión de práctica y como dije antes, de actitud. No voy a fardar de mis premios de pesca pero tengo en mi palmarés a especies de diversas razas y gentilicios, (de eso hablaremos otro día) me he tirado a gente tan variopinta que ni yo me lo creo, y lo he hecho a voluntad, no porque “estaba borracha y no había nada más” sino porque me encanta la sensación de entrar a un sitio y señalar diciendo “a éste me lo tiro hoy”.
!Buena Pesca!

Candela M.

¿Cómo ligar? !Nos vamos de Pesca!
Etiquetado en:    

Deja un comentario

Uso de cookies

tenemos cookies...y lo sabes! si continuas aqui aceptas la politica política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies