¿Somos Fieles?

¿Somos Fieles?

¿Somos IN Fieles?

La fidelidad es un concepto sobrevalorado, está demostrado biológica y antropológicamente que somos INFIELES.

Ser fiel a una sola persona es prácticamente ir contra natura, sin embargo, llevamos siglos haciéndolo (o por lo menos intentándolo) porque nuestra sociedad nos ha educado para formar parejas estables que garanticen después la existencia de las familias.

Es un tema más político y sociológico que sexológico.

Pero no voy a poner a juicio las estructuras sociales, simplemente quiero que refleSEXionemos acerca de lo que entendemos por fidelidad.

Las estadísticas dicen que tanto mujeres como hombres somos infieles, la cifra varía según el país, por ejemplo en España –según un estudio- las mujeres son más infieles que los hombres (50% frente al 44%). números aparte, los cuernos no son algo ajeno a TODAS las parejas, TODAS, en algún momento de su vida tendrán que pasar (algunas con más éxito que otras) por la reflexión de este tema.

¿Qué es la fidelidad en una pareja? ¿Dónde está la separación infidelidad/fidelidad?

Ser fiel significa mantener una promesa de respeto y lealtad.

Cuando eres infiel rompes el contrato implícito que se hacen las partes de una pareja de ser sólo dos, por lo que la delgada línea que marca lo que es ser infiel, de lo que es ser fiel es variable según la percepción y  las normas propias de la pareja.

En algunas parejas mirar con deseo a otra persona es motivo de enfado, en otras ser infiel pasa por acostarse con un tercero, a veces la infidelidad es un simple beso,  o un coqueteo, otras podría ser mantener una relación a distancia por internet con alguien  sin haber estado nunca físicamente con esa persona o tener cibersexo. En las parejas abiertas acostarse con otros está ampliamente aceptado y la infidelidad se produce sólo si alguno entabla una relación sentimental ajena a la pareja. Cada pareja valora e interpreta lo que es la lealtad y la fidelidad.

Hay personas que creen que tener pareja es “poseer” y tener control absoluto sobre los gustos, placeres y necesidades de la otra persona,  Y  lo cierto es que no es así,  somos individuos primero y luego (algunos) deciden vivir en pareja, por lo que nadie tiene el derecho de pertenencia de su pareja.  Querer gobernar sobre nuestra pareja no forma parte del pacto de fidelidad, solo produce frustración e infelicidad para ambas partes.

¿Se debe perdonar una infidelidad? ¿Se puede superar?

Una vez más, las respuestas deben venir de la propia pareja. Cuando rompes una regla, normalmente existe un proceso en el que se puede reparar el daño, pero a veces no es posible. Dependerá siempre de la importancia que se le dé al hecho y de cómo se siente la persona afectada.

Perdonar y superar el incumplimiento de un “contrato de dos” es posible en la medida de que siga existiendo respeto, confianza y compromiso mutuo. De no ser así, lo más sano es continuar por separado.

¿Y tú? ¿Eres fiel? ¿Has sido infiel alguna vez? ¿Crees que podemos ser monógamos?

¡Síguenos en las redes sociales y cuéntalo!

http://www.facebook.com/elsitiodecandela

Minerva M.

Fieles al Sexo – Tercera Parte

Fieles al Sexo – Tercera Parte

Continuando con la serie acerca del mundo Swinger, vamos a profundizar en los aspectos prácticos:

¿Qué debe tener en cuenta una pareja que quiera experimentar con el intercambio?  ¿Cómo podemos iniciarnos? ¿Qué consecuencias tiene?

Lo primero y más importante a tomar en cuenta es que dar el paso de la fantasía a la realidad debe ser una cosa de los dos, ambos miembros de la pareja deben tener claro a lo que se están exponiendo. Traspasar la frontera e incluir a alguien físicamente en el acto sexual puede tener consecuencias muy positivas si se tienen claros los límites y se cumplen las expectativas, pero si alguno de los dos se siente forzado entonces las consecuencias son nefastas. No existen datos acerca de cuantas parejas “prueban” y no repiten (ni cuantas rompen después de eso) o de cuantas adoptan el Swinging como estilo de vida o lo hacen ocasionalmente.  Pero lo cierto es que la comunicación, la confianza y la transparencia  juegan un papel importante.

Explorar la sexualidad a través de este tipo de prácticas es como abrir la caja de Pandora.

Cuando leí el comentario de la Primera Vez, pensé: “que bien lo ha hecho éste chico”, pues en este caso, él ya había tenido una experiencia previa y quería iniciar a su compañera en el mundillo, por lo que procuró en todo momento que ella estuviese cómoda respetando sus necesidades. Si vais a pasar a la acción y tenéis decidido probar éste es el paso a paso que recomiendo:

  1. Infórmate de los lugares de intercambio de tu zona y elije alguno que se adapte a tu estilo: Ir no implica dar el paso, se puede entrar y tomar una copa, se trata de tomar contacto. Para algunas personas este tipo de bares son impersonales y prefieren quedar en casa o en un hotel. Yo recomiendo empezar por un pub porque no hay compromiso, ni presión y me parece más seguro, más neutral.
  2. Pacta con tu pareja: Antes de ir debéis tener claro hasta donde se quiere llegar, aunque el límite sea “no hay límites” debe estar hablado y consensuado previamente.
  3. Explica a la otra pareja claramente lo que no estáis dispuestos a hacer: Ser “nuevo” en este mundo no es malo, lo malo es dar falsas expectativas a los demás y hacerles perder el tiempo, si no estáis seguros de lo que queréis hacer también debéis hacerlo saber.
  4. Conoce a tu pareja, poner claves o contraseñas es útil: Ligar es difícil siempre, pero ligar a 4 es una situación impredecible, puede que a ti te guste la chica y a tu pareja no le guste el chico, o viceversa, en estos casos es importante entender las señales del compañero antes de decidir unilateralmente si pasar a la acción.
  5. Observa, disfruta, siente y haz sentir: Si finalmente sucede que sí, que la situación se pone caliente, recuerda siempre que el objetivo es pasarlo bien. Los complejos, los celos y los malos rollos no están invitados a la fiesta liberal. Pon todos tus sentidos en el placer y procura a tu pareja comodidad para que disfrute.

Pero.. ¿Existen normas?

Cada pareja tiene sus propias normas, cada local tiene algunas premisas básicas que compartirán con vosotros, lo cierto es que no hay nada escrito oficialmente, pero existen   5 reglas de oro que debes respetar si quieres disfrutar en este ambiente:

  1. No te metas en la relación sentimental de los otros. Nunca invadas territorios que no te pertenecen.
  2. NO ES NO, no obligues a nadie a hacer algo que no quiere, respeta cuando te digan que pares.
  3. Protege el anonimato de los Swingers, utiliza seudónimos, no proporciones teléfonos, direcciones o nombres de terceros, sin autorización
  4. Cuida tu higiene y aseo personal.
  5. Practica sexo seguro.

Dicho esto, ya solo queda que reflexiones en pareja acerca de las ventajas o inconvenientes que puede tener hacer este tipo de vida. Ser Swinger es una opción, una práctica sexual como cualquier otra, pero está claro que se requiere mucha confianza en la pareja y para que funcione ninguno de los dos debe sentirse presionado. No debe usarse para evitar la rutina si la pareja tiene problemas, todo lo contrario, solo las parejas fuertes y resistentes pueden atreverse a agregar un poco de picante en su vida sexual. Añadir ese punto de secreto y morbo suele ser positivo en parejas estables, pero si alguno de los dos no está conforme o quiere abandonar la práctica los problemas están servidos.

Espero que hayas aclarado tus dudas, pero si quieres saber algo sabes que puedo contestarte personalmente al correo candela@elsexoloestodo.com

Si te gustó el arículo compártelo, nunca sabes quién en tu muro es Swinger  😉

Candela M.

Fieles al Sexo – Segunda Parte

Fieles al Sexo – Segunda Parte

Si estás leyendo este artículo es porque la primera parte te causó cierta curiosidad. Puede que alguna vez hayas oído algo acerca del intercambio de parejas o ya lo hayas probado, puede que tengas pareja y te lo estés planteando o puede que seas solter@ y liberal, en todo caso, intentaré despejar tus dudas.

¿Quiénes son los Swingers?

Existen pocos datos que den un perfil de lo que es un Swinger, según un estudio en EEUU quienes practican este estilo de vida son personas entre 30-50 años y de nivel sociocultural medio-alto. Se calcula que hay unos 15 millones de norteamericanos que practican el Swinging.

Lo cierto es que se trata de parejas emocionalmente monógamas y físicamente polígamas.

En los círculos liberales existen diferentes opiniones acerca de la identidad de los “verdaderos swingers”.

Hay que tomar en cuenta que dentro de esta etiqueta podemos meter diferentes tipos de parejas (casados, concubinos, novios) diferentes orientaciones sexuales (hetero, gay, bi, otros), diferentes prácticas sexuales (soft, total, etc.)

Y aunque algún sector del colectivo se opone, incluso podríamos meter a personas que no tienen pareja estable, pero se definen como solteros liberales.

Los Swinger son un colectivo amplio, cada vez gente más joven se inicia en el ambiente y cada vez la gente mayor decide disfrutar de su cuerpo y el sexo compartido.

En general buscan satisfacer sus inquietudes sexuales en un ambiente de respeto y cordialidad.

¿Cómo son los Swingers?

Un estudio realizado en 1985 demostró que las parejas swingers son más comunicativas que las tradicionales. En estudios recientes se ha demostrado que un bajo porcentaje de divorcios entre estas parejas.

Tienen menos prejuicios, son menos machistas, sexistas y racistas que la población no swinger.

El 98% usa condón, un número más alto que la media de la población sexualmente activa.

No comentan abiertamente su condición, respetan su privacidad y la de los demás.

¿En qué consiste la actividad sexual Swinger?

La actividad sexual es muy variada.

Se considera swinger cualquier tipo de actividad erótica o sexual que incluya a otro miembro además de la pareja. Las actividades no siempre están centradas en el orgasmo, es una actividad lúdica placentera donde el objetivo es la satisfacción aunque no se llegue al clímax.

Las actividades incluyen:

Soft Swing o Intercambio Light: Se trata de practicar sexo oral, caricias y todo tipo de juegos que suban la temperatura y el morbo con otra pareja o más personas sin que exista penetración.

Full Swap o Intercambio completo:Cómo el nombre lo indica se permite practicar penetración.

Estas dos modalidades de  intercambio pueden ocurrir en la misma habitación o no, es decir los miembros de la pareja se separan o pueden estar los 4 juntos.

Practicar sexo para ser vistos (físicamente o por webcam) ó mirar a otra pareja (o parejas) mientras tienen sexo.

Y cualquier otro tipo de práctica especifica que quiera hacerse en grupo (trios y orgias en todas sus modalidades, juegos de BDSM, dogging, gang bang, bukkake, squirting etc)

¿El Poliamor es lo mismo que los Swingers?

Como he dicho anteriormente el Swinging se limita al acto físico sin implicaciones sentimentales, ser poliamoroso implica tener más de una relación simultánea con pleno conocimiento de las partes.

Algunos poliamorosos practican el Swinging y algunos swingers se declaran poliamorosos, pero no es lo mismo.

¿Dónde se llevan a cabo este tipo de actividades y con qué frecuencia?

Lo cierto es que ¡en todas partes!, hay bares y pubs especializados como al que fue la pareja que nos contó su primera vez, webs de encuentros, cruceros y hoteles para parejas swingers, de hecho en la costa mediterránea de Francia existe una localidad entera con complejos turísticos dedicados a los turistas de este lifestyle.

La frecuencia dependerá siempre de la pareja, hay algunas que son más activas que otras, para algunas esto forma parte al 100% de su vida sexual y para otras es un plus.

Ahora que tienes una idea general acerca del mundo liberal ¿quieres saber más? No te pierdas mi próximo post.

Minerva M.

Fieles al Sexo – Primera Parte

Fieles al Sexo – Primera Parte

Las parejas abiertas o Swingers –contrario a lo que suele pensar la mayoría de la gente-  son parejas estables que se quieren y se respetan, pero con un tipo de práctica sexual en la que intervienen otras personas.

Son fieles al sexo, fieles a sus libertades y fieles a su pareja en el sentido sentimental.

El tema ha existido de siempre, pero en los últimos años con la proliferación de locales liberales y la cantidad de información que hay en internet se ha puesto “de moda”. Lo entrecomillo, pues entiendo que, aunque ahora sea más visible, no se trata de una moda, es una opción sexual como cualquier otra en la que hay normas, límites y muchas variantes.

Recientemente uno de mis lectores nos ha contado su experiencia en pareja de la primera vez, debido a la gran cantidad de comentarios y preguntas que han llegado al correo acerca de este tema he preparado esta serie de tres artículos en las que intentaré explicar los entresijos de este mundo exótico para algunos y tan normal para otros.

Una de las fantasías más comunes (pero menos contada) es ver a tu pareja con otra persona, algunos se imaginan en medio de una orgía, un trío o intercambiando pareja, pero pasar de una fantasía a una realidad es un paso que exige la reflexión y maduración de la idea, sobre todo si se trata de incluir a alguien más en la cama.

Efectivamente es un ejercicio de fidelidad compartido con otros, un momento de placer  en el que eres fiel a tu pareja más allá del cuerpo y una práctica abierta de fidelidad al sexo.

Se requiere confianza, auto conocimiento y seguridad en la pareja para pasar del pensamiento a la acción.

Es un tema muy controvertido, pues no se trata de unos “cuernos consentidos” como mucha gente piensa, los Swingers desarrollan sus fantasías con otras personas ajenas a la relación de pareja y se divierten experimentando nuevas sensaciones que serían imposibles de vivir siendo solo dos en la cama.

La palabra swinger se deriva del verbo «to swing» que significa balancear, libertad de movimiento, oscilación, podría decirse entonces que los Swingers son personas que deciden ejercer su libertad de acción en lo que respecta a su vida sexual. Básicamente se trata de sexo social como actividad recreativa, no intervienen sentimientos más allá de los que tengas con tu pareja, lo explicaba muy bien en el artículo el protagonista de la historia “en ese momento estábamos follando …el amor lo hacemos en casa y solos” .En palabras de Tony Lanzaratta, el director ejecutivo de NASCA (North American Swing Clubs Association) Swinging es un estilo de vida donde no existe la inhibición sexual, donde las parejas son emocionalmente monógamas pero se interrelacionan sexualmente con otras parejas

Desde los años 70 existen grupos organizados en España, los clubes y las parejas se anunciaban a través de publicaciones como la mítica revista Lib, la llegada de internet facilitó los encuentros con redes sociales exclusivas como Ok Swingers, pasionliberal o parejasliberalesclub, actualmente aplicaciones móviles como Swingerapp o Geolib promueven el contacto directo.

En España hay más de 400 clubes liberales, en EEUU superan los 800 y la mayoría de países de Latinoamérica cuentan en sus capitales con más de un club que opera en la clandestinidad. Probablemente tengas uno cerca de casa y no lo sepas, pues su máxima es siempre la discreción.

Si alguna vez te has planteado hacer intercambio de pareja, debes saber que existen normas y códigos no escritos que deben respetarse, el objetivo siempre es disfrutar, por lo que las reglas son flexibles y depende del tipo de intercambio y práctica especifica dentro del ámbito liberal.

Si tienes curiosidad por saber mas no te pierdas el próximo post donde explicaré las claves del éxito de una relación swinger.

Minerva M.