Esta mañana he salido a dar un paseo otoñal (por aquello de que hay que llevar una vida sana), y con lo que he visto en mi paseo, hago una pequeña refleSEXión.

Anoche llovió, y como hoy ha salido el sol, el campo estaba lleno de caracoles. Me gustan los caracoles, me producen un poco de envidia: no se estresan y  salen solo cuando hay sol.

¿Habéis visto caracoles follando? ¡Son unos campeones! porque son hermafroditas, es decir que se la meten mientras la meten; por lo visto, los dos tienen polla y coño se conectan simultáneamente dando y recibiendo. Oooh! Debe ser increíble poder hacer esto!  No os equivoquéis, me encanta ser mujer pero a veces fantaseo con tener una buena polla!

Los polvos de los caracoles sol lentos y llenos de fluidos. Como debe ser, el sexo es húmedo y nos guste más o menos (otro día hablaremos más detalladamente de tragar fluidos) estar lubricados es súper excitante.

Me da igual que uséis saliva o lubricantes comerciales, la regla es sencilla: a más líquido  más placer. No me limito con esto a que la mujer esté lubricada, ya sabemos que las glándulas de Bartolino (así se llaman las encargadas de activarse cuando estamos cachondas) funcionan diferente en cada mujer y que  los chicos también generan fluidos antes de eyacular. Hay que ser imaginativo, no es lo mismo masturbarse “a pelo” que con los dedos llenos de lubricantes…

Reflesexión acerca de los caracoles
¿No te da envidia cómo follan los caracoles?

Esta mañana he dado un casto paseo por el campo y he acabado cachonda perdida, no me canso de repetirlo, mi mejor órgano sexual es mi cerebro.

He visto caracoles, todos mojados, llenos de fluidos y he pensado en sexo: cuerpos suaves, piel desnuda y brillante, sexo sin prisa,  una orgía de estímulos táctiles, todos allí, deslizándonos y acompasados. No hay nada mas placentero que follar como caracoles.

Ya tengo plan para el fin de semana!

Candela M.