Continuando con la serie acerca del mundo Swinger, vamos a profundizar en los aspectos prácticos:

¿Qué debe tener en cuenta una pareja que quiera experimentar con el intercambio?  ¿Cómo podemos iniciarnos? ¿Qué consecuencias tiene?

Lo primero y más importante a tomar en cuenta es que dar el paso de la fantasía a la realidad debe ser una cosa de los dos, ambos miembros de la pareja deben tener claro a lo que se están exponiendo. Traspasar la frontera e incluir a alguien físicamente en el acto sexual puede tener consecuencias muy positivas si se tienen claros los límites y se cumplen las expectativas, pero si alguno de los dos se siente forzado entonces las consecuencias son nefastas. No existen datos acerca de cuantas parejas “prueban” y no repiten (ni cuantas rompen después de eso) o de cuantas adoptan el Swinging como estilo de vida o lo hacen ocasionalmente.  Pero lo cierto es que la comunicación, la confianza y la transparencia  juegan un papel importante.

Explorar la sexualidad a través de este tipo de prácticas es como abrir la caja de Pandora.

Cuando leí el comentario de la Primera Vez, pensé: “que bien lo ha hecho éste chico”, pues en este caso, él ya había tenido una experiencia previa y quería iniciar a su compañera en el mundillo, por lo que procuró en todo momento que ella estuviese cómoda respetando sus necesidades. Si vais a pasar a la acción y tenéis decidido probar éste es el paso a paso que recomiendo:

  1. Infórmate de los lugares de intercambio de tu zona y elije alguno que se adapte a tu estilo: Ir no implica dar el paso, se puede entrar y tomar una copa, se trata de tomar contacto. Para algunas personas este tipo de bares son impersonales y prefieren quedar en casa o en un hotel. Yo recomiendo empezar por un pub porque no hay compromiso, ni presión y me parece más seguro, más neutral.
  2. Pacta con tu pareja: Antes de ir debéis tener claro hasta donde se quiere llegar, aunque el límite sea “no hay límites” debe estar hablado y consensuado previamente.
  3. Explica a la otra pareja claramente lo que no estáis dispuestos a hacer: Ser “nuevo” en este mundo no es malo, lo malo es dar falsas expectativas a los demás y hacerles perder el tiempo, si no estáis seguros de lo que queréis hacer también debéis hacerlo saber.
  4. Conoce a tu pareja, poner claves o contraseñas es útil: Ligar es difícil siempre, pero ligar a 4 es una situación impredecible, puede que a ti te guste la chica y a tu pareja no le guste el chico, o viceversa, en estos casos es importante entender las señales del compañero antes de decidir unilateralmente si pasar a la acción.
  5. Observa, disfruta, siente y haz sentir: Si finalmente sucede que sí, que la situación se pone caliente, recuerda siempre que el objetivo es pasarlo bien. Los complejos, los celos y los malos rollos no están invitados a la fiesta liberal. Pon todos tus sentidos en el placer y procura a tu pareja comodidad para que disfrute.

Pero.. ¿Existen normas?

Cada pareja tiene sus propias normas, cada local tiene algunas premisas básicas que compartirán con vosotros, lo cierto es que no hay nada escrito oficialmente, pero existen   5 reglas de oro que debes respetar si quieres disfrutar en este ambiente:

  1. No te metas en la relación sentimental de los otros. Nunca invadas territorios que no te pertenecen.
  2. NO ES NO, no obligues a nadie a hacer algo que no quiere, respeta cuando te digan que pares.
  3. Protege el anonimato de los Swingers, utiliza seudónimos, no proporciones teléfonos, direcciones o nombres de terceros, sin autorización
  4. Cuida tu higiene y aseo personal.
  5. Practica sexo seguro.

Dicho esto, ya solo queda que reflexiones en pareja acerca de las ventajas o inconvenientes que puede tener hacer este tipo de vida. Ser Swinger es una opción, una práctica sexual como cualquier otra, pero está claro que se requiere mucha confianza en la pareja y para que funcione ninguno de los dos debe sentirse presionado. No debe usarse para evitar la rutina si la pareja tiene problemas, todo lo contrario, solo las parejas fuertes y resistentes pueden atreverse a agregar un poco de picante en su vida sexual. Añadir ese punto de secreto y morbo suele ser positivo en parejas estables, pero si alguno de los dos no está conforme o quiere abandonar la práctica los problemas están servidos.

Espero que hayas aclarado tus dudas, pero si quieres saber algo sabes que puedo contestarte personalmente al correo candela@elsexoloestodo.com

Si te gustó el arículo compártelo, nunca sabes quién en tu muro es Swinger  😉

Candela M.