Las parejas abiertas o Swingers–contrario a lo que suele pensar la mayoría de la gente-  son parejas estables que se quieren y se respetan, pero con un tipo de práctica sexual en la que intervienen otras personas. Son fieles al sexo, fieles a sus libertades y fieles a su pareja en el sentido sentimental. El tema ha existido de siempre, pero en los últimos años con la proliferación de locales liberales y la cantidad de información que hay en internet se ha puesto “de moda”. Lo entrecomillo, pues entiendo que, aunque ahora sea más visible, no se trata de una moda, es una opción sexual como cualquier otra en la que hay normas, límites y muchas variantes.

Recientemente uno de mis lectores nos ha contado su experiencia en pareja de la primera vez, debido a la gran cantidad de comentarios y preguntas que han llegado al correo acerca de este tema he preparado esta serie de tres artículos en las que intentaré explicar los entresijos de este mundo exótico para algunos y tan normal para otros.

Una de las fantasías más comunes (pero menos contada) es ver a tu pareja con otra persona, algunos se imaginan en medio de una orgía, un trío o intercambiando pareja, pero pasar de una fantasía a una realidad es un paso que exige la reflexión y maduración de la idea, sobre todo si se trata de incluir a alguien más en la cama. Efectivamente es un ejercicio de fidelidad compartido con otros, un momento de placer  en el que eres fiel a tu pareja más allá del cuerpo y una práctica abierta de fidelidad al sexo. Se requiere confianza, auto conocimiento y seguridad en la pareja para pasar del pensamiento a la acción.

Es un tema muy controvertido, pues no se trata de unos “cuernos consentidos” como mucha gente piensa, los Swingers desarrollan sus fantasías con otras personas ajenas a la relación de pareja y se divierten experimentando nuevas sensaciones que serían imposibles de vivir siendo solo dos en la cama.

La palabra swinger se deriva del verbo «to swing» que significa balancear, libertad de movimiento, oscilación, podría decirse entonces que los Swingers son personas que deciden ejercer su libertad de acción en lo que respecta a su vida sexual. Básicamente se trata de sexo social como actividad recreativa, no intervienen sentimientos más allá de los que tengas con tu pareja, lo explicaba muy bien en el artículo el protagonista de la historia “en ese momento estábamos follando …el amor lo hacemos en casa y solos” .En palabras de Tony Lanzaratta, el director ejecutivo de NASCA (North American Swing Clubs Association) Swinging es un estilo de vida donde no existe la inhibición sexual, donde las parejas son emocionalmente monógamas pero se interrelacionan sexualmente con otras parejas

Desde los años 70 existen grupos organizados en España, los clubes y las parejas se anunciaban a través de publicaciones como la mítica revista Lib, la llegada de internet facilitó los encuentros con redes sociales exclusivas como Ok Swingers, pasionliberal o parejasliberalesclub, actualmente aplicaciones móviles como Swingerapp o Geolib promueven el contacto directo. En España hay más de 400 clubes liberales, en EEUU superan los 800 y la mayoría de países de Latinoamérica cuentan en sus capitales con más de un club que opera en la clandestinidad. Probablemente tengas uno cerca de casa y no lo sepas, pues su máxima es siempre la discreción.

Si alguna vez te has planteado hacer intercambio de pareja, debes saber que existen normas y códigos no escritos que deben respetarse, el objetivo siempre es disfrutar, por lo que las reglas son flexibles y depende del tipo de intercambio y práctica especifica dentro del ámbito liberal.

Si tienes curiosidad por saber mas no te pierdas el próximo post donde explicaré las claves del éxito de una relación swinger.

Candela M.