Estudiar el comportamiento sexual de los humanos alrededor del mundo es realmente interesante. La sociología, la antropología y la psicología están llenas de teorías que intentan explicar la conducta sexual, que varía según la cultura, costumbres, las creencias religiosas y muchos otros factores. En el sexo, como en la moda, existen tendencias que evolucionan cada día y en cada sociedad de manera diferente, también la tecnología ha hecho cambios importantes en la manera de relacionarnos, pero hablar de tendencias en sexo y  tecnología  es hablar de Japón. Si hay una cultura especialmente rica en materia de sexo son ellos.

Particularmente tengo una curiosidad especial por su manera de vivir la sexualidad: Por una parte está ese Japón de personas retraídas, tímidas y que rehuyen del contacto físico, donde  el 37% de las parejas con hijos reconocen ya no necesitar el sexo y donde para muchos jóvenes  el sexo no es lo más importante, porque trabajar es la prioridad (de hecho esto se está convirtiendo en un problema nacional). Y por el otro lado está ese Japón donde los hombres están obsesionados con las bragas, las colegialas y donde la manera de follar se puede elegir literalmente a la carta, el país que fabrica los mejores juguetes sexuales, el segundo productor de porno del mundo, el Japón de las Geishas y del barrio rojo… ¿contradictorio no?

Intentaré explicar brevemente el por qué la moneda tiene 2 caras tan diferenciadas*: la religión nativa en Japón (Shinto) está basada en la creencia de la existencia de dioses o divinidades que no tienen relación con la moral, los seres espirituales forman parte de la naturaleza. Probablemente esta es la razón por la cual la sexualidad se viva de manera completamente natural y explica también porque la sociedad nipona acepta la pornografía de una manera más transparente. Pero recientemente las leyes en Japón se han adaptado a la moralidad occidental, hablamos de cambios que se han producido en unos 300 años, leyes estrictas que se contradicen o dejan vacíos que obviamente han hecho que el sexo se desarrolle de manera particular, está claro que el Sexo es como la vida misma, se adapta según las condiciones y el entorno. Por ejemplo  la prostitución era legal hasta los años 50  y la pornografía infantil hasta hace menos de 10 años, paradójicamente está prohibido pronunciar la palabra “porno”  o documentar explícitamente el disfrute del sexo. ¿te habías preguntado por qué siempre las japonesas ponen esa cara de dolor en las pelis cuando las follan? Pues eso, no pueden demostrar placer.                                                        Las contradicciones y las “trampas” para eludir las leyes son de suma y sigue.

El hecho de que existan más de 12.000 negocios relacionados con el sexo y que éste represente más del 1% del PIB de una nación es llamativo, sobretodo porque esas son las cifras oficiales, pero la mayoría de éste lucrativo mercado está controlado por la mafia japonesa o Yakuza. No puedo llegar a imaginarme cuánto dinero mueve en Japón el Sexo, pero según una encuesta oficial el 37% ha reconocido haber pagado por sexo alguna vez en su vida.

La mayoría de los japoneses está muy abierto a las formas extremas de sexo, las “rarezas” son su especialidad. Éstas son solo algunas de las cosas curiosas que forman parte del mercado del sexo en Japón:


Imekura
. Los Clubes de Imagen son el paraíso de las fantasías. Cada club está especializado en una imagen específica, la decoración y la  vestimenta de las chicas está ambientada según la temática: policía, azafata colegiala, enfermera, etc. El cliente paga para hacer realidad sus sueños (obviamente sin penetración porque está prohibido, aunque como dije antes: hecha la ley, hecha la trampa).

Burusera: Es un tipo de tienda para fetichistas donde básicamente se venden bragas (de todo tipo, color y forma) con la particularidad de que están USADAS, la prenda debe conservar la esencia y el olor de la mujer, por lo que mientras más usada esté mejor. También se pueden encontrar otros tipos de prendas en estas tiendas como uniformes de colegialas, pantys, etc. Existe la modalidad Namasera en la que la chica se quita las bragas y las entrega al comprador de primera mano por lo que el objeto es más “puro”. En Occidente éste fenómeno está cada vez más en alza, existen webs especializadas en este mercado y en los anuncios de aplicaciones de segunda mano cada vez es más común la compra venta de este tipo de artículos.

Salones Rosas.  “Pink Salons”. Una vez mas el sexo se abre paso pese a estar oprimido por la ley. Este tipo de locales SOLO ofrecen sexo oral. El cliente compra un bono “vale por X mamadas” se sienta, le ponen una copa y cada 10 minutos va llegando una chica y se la chupa hasta agotar el número de felaciones que ha comprado. Los precios están al alcance de cualquiera por unos 30€ te la chupan 3 veces…¿no te parece increíble ?!

No-pan Kissa: la traducción literal es “cafetería sin bragas” y simplemente es eso: te vas a tomar un café y la camarera viene a tomar la comanda con su mini falda cortísima y sin bragas, no hay contacto sexual, solo morbo e imaginación y lo único que ves es lo que el suelo cubierto de espejos refleja.

Hosts Clubs. Esto es un PutiClub de toda la vida con la diferencia de que en Japón está bastante más extendida la versión para mujeres que aquí en occidente. Como se supone que la prostitución no está permitida inicialmente se paga por charlar y compartir un rato agradable con un chico o chica en el que sí está permitido el coqueteo y otros tipos de juegos sin penetración. Dado que la mayoría de los jóvenes dice no tener tiempo para el sexo o simplemente son muy timidos, esto es un sitio perfecto para relacionarse sin complicaciones

SoapLand: es un tipo de negocio con mucha antigüedad, se supone que son solo “casa de baño” en las que el cliente paga un elevado precio por que le aseen, le den un masaje y le mimen, es obvio que no deja de ser un prostíbulo, pero lo que pase más allá de los servicios contratados es una decisión “consensuada por 2 adultos” por lo que no es ilegal.

Parece que en cuanto a creatividad para expresar los deseos sexuales no hay quien les gane, desde luego la imaginación se abre camino a través de los vacíos de las leyes porque el ser humano es un ser sexual.

Estas son solo alguna de las cosas interesantes que hay en ese país del Pacífico, en mi próximo post jugaremos a un juego que es tendencia allí y seguro que lo será aquí también en un tiempo…

*Esto es una conclusión personal producto de mis investigaciones, no soy socióloga, psicóloga ni antropóloga, de lo único que sé es de follar, he intentado entender las causas de una conducta que me maravilla, en mi opinión los Japoneses son los reyes del morbo. No entraré en juicios éticos ni morales acerca de la prostitución, este artículo simplemente quiere demostrar lo creativos que son los Japoneses para el SEXO. -imagen original Katsushika Hokusai (1814)

Candela M.